A China that works. What the country can learn from the Pearl river delta. The PRD shows what China could achieve by setting entrepreneurs free

Cita: 

The Economist [2017], "A China that works. What the country can learn from the Pearl river delta. The PRD shows what China could achieve by setting entrepreneurs free", The Economist, London, 8 de abril, http://www.economist.com/news/special-report/21720074-prd-shows-what-chi...

Fuente: 
The Economist
Fecha de publicación: 
Sábado, Abril 8, 2017
Tema: 
Las empresas de la región del PRD en China
Idea principal: 

La próxima revolución económica está en marcha. Las nuevas infraestructuras, incluidas las vías férreas de alta velocidad y el puente marítimo más largo del mundo, están ayudando a unir cada vez más a la región del Pearl River Delta (PRD) en China. Mientras algunas partes del país están dominadas por empresas estatales, la economía de esta región se compone casi exclusivamente de empresas del sector privado.

El lento crecimiento del comercio mundial amenaza a China, pero las empresas privadas del PRD tienden a ser más resistentes que las empresas estatales protegidas en otras partes del continente.

Algunas empresas se están quedando atrás e incluso están cerrando, pero las que quedan son cada vez más fuertes. Invierten en automatización, robótica y técnicas avanzadas de fabricación. Una región caracterizada por sus productos copia está produciendo ahora cosas innovadoras de clase mundial.

Zhejiang, una provincia en esta región, cuenta con cerca de 33 000 empresas de inversión extranjera, Shanghai con alrededor de 75 000, y Guangdong tiene más de 110 000. En Liaoning, una provincia industrial en el noreste, las empresas estatales representan alrededor del 31% del total de los ingresos industriales, y en Shanghai más del 26%.

Lok Ma Chau Loop, una valiosa parcela de tierra en la frontera entre Shenzhen y Hong Kong, que se dejó de desarrollar durante años debido a que ambas ciudades estaban luchando por su propiedad, se desarrollará como un parque tecnológico y de innovación, según un acuerdo que se llevó a cabo en enero de 2017.

El Global Entrepeneurship Monitor, un respetado informe anual, señaló en febrero que ambas ciudades han experimentado un crecimiento explosivo del espíritu empresarial en los últimos años, a pesar de que éste haya estado disminuyendo en otras partes de China. Con la colaboración de ambas ciudades se podría formar el núcleo de un nuevo cluster tecnológico regional, lo que llevaría a China a presidir la revolución tecnológica mundial del futuro.

Nexo con el tema que estudiamos: 

La "revolución tecnológica mundial del futuro" puede ser llevada a cabo por China, lo que podría llevar a esta potencia a consolidar su dominio mundial y a ser el país más poderoso del planeta, superando a Estados Unidos. Sin embargo, en Estados Unidos y en otras partes del mundo también se están llevando a cabo avances que implican nuevas tecnologías y procedimientos, por lo que la competencia por estar al frente de esta revolución es constante y muy disputada.

Dado su papel en la disputa por la hegemonía, resulta crucial conocer la geografía productiva de China, así como el papel que en ella juegan los capitales extranjeros. El Delta del Río de la Perlas es el crisol de las nuevas relaciones empresas - estados: ¿podemos imaginar una situación en que las empresas más dinámicas y rentables estén bajo la jurisdicción de un estado en principio rival de "su" estado de origen? ¿qué tipo de relación habría entre el estado de China hegemónica y empresas líderes de capital extranjero asentadas en su territorio? Más allá del argumento liberal, debemos subrayar que las corporaciones han sido, hasta ahora, un vehículo crucial para "influir" en los destinos de las naciones huéspedes.