The Military’s Business: Designing Military Power for the Future

Cita: 

Rasmussen, Mikkel Vedby [2015], The Military’s Business: Designing Military Power for the Future Cambridge University Press, United Kingdom, 12-32

Fecha de publicación: 
2015
Tema: 
La estrategia comercial en la guerra
Idea principal: 

Mikkel Vedby Rasmussen fue jefe de la oficina de estrategia del Ministerio de defensa de Dinamarca entre 2014 y 2015. Entre 2009 y 2014, fue director del Centro de Estudios Militares. Algunas de sus obras son The risk society at war, The West, Civil society, and the Construction of Peace y The Military’s Business: Designing Military Power for the Future.


Introducción

Existen pocas herramientas de las cuales un gobierno dispone que puedan producir resultados tan inmediatos e inequívocos como el uso del poder militar. Sin embargo, esta decisión puede resultar engañosa. Esta es “la paradoja del poder militar”: la fuerza armada es el instrumento más decisivo de poder de un Estado, pero su naturaleza hace que las decisiones tomadas en torno a ella sean parciales y efímeras. El arte de la guerra implica saber usar la cantidad correcta de fuerza en el momento correcto para los fines correctos.

Los presupuestos de defensa occidentales se rigen cada día más por la ley de rendimientos decrecientes. Generales y legisladores parecen incapaces de reformar las fuerzas armadas. Actualmente, las fuerzas armadas están mal preparadas para un siglo de cambios porque son incapaces de transformarse. Los generales y los legisladores parecen dar por sentado que conocen la naturaleza y la utilidad de las fuerzas armadas; no obstante, aunque sabemos que el producto militar es una función del presupuesto de defensa, estos presupuestos parecen comprar cada vez menos. ¿Por qué las fuerzas armadas occidentales obtienen menos y les cuesta más? ¿Qué tipos de estrategias pueden superar esta desproporción entre activos y pasivos? Para responder estas preguntas el autor recurre a la estrategia comercial.

Mientras que la estrategia militar se ocupa de la aplicación de los recursos de las fuerzas armadas para enfrentar ciertos problemas, la estrategia comercial se enfoca en cómo las fuerzas armadas pueden lidiar mejor con cierto problema. La estrategia comercial se preocupa en redefinir el tema, el campo de acción, el cliente y redefinir lo que una empresa está ofreciendo al cliente. Un modelo de estrategia comercial es el más apto para dar una respuesta real a las preguntas que son más fáciles de formular que de responder. Algunas de estas preguntas las define Constantinos Markides, profesor de estrategia de la Escuela de Negocios de Londres. Considera que las preguntas más importantes son: ¿A quién se debe apuntar como clientes? ¿Qué productos deberían ofrecerles? ¿Cuál debería ser mi propuesta? ¿Cómo debería hacer esto de manera más eficiente?

Una mirada a la historia militar nos enseña que la organización y el financiamiento en la guerra son elementos importantes en la historia que está tras bambalinas. En el campo de batalla los militares actúan de manera presencial, pero detrás de ellos está el poder empresarial. La sociedad civil tradicionalmente ha sospechado que las fuerzas armadas no son tan eficientes en el uso del dinero de los contribuyentes.

La estrategia comercial en temas referentes a las fuerzas armadas surgió en la década de 1960 como una práctica que combina una buen plan con acciones concretas dirigidas a empresas que llevaban a cabo procesos estratégicos, como Lockheed. Probablemente, la estrategia militar y comercial comenzaron a divergir conceptualmente desde este primer momento, aunque ambas perseguían la realización del interés nacional.

La existencia de pequeñas y medianas empresas militares, que no contaban con recursos para formar un departamento de estrategia, condujeron al desarrollo de consultorías privadas sobre estrategia. Este proceso tiene su momento más importante en 1963 con la fundación de Boston Consulting Group.

Aunque, la academia dedicada a la estrategia comercial es más consciente de la existencia de otro campo de estrategia, esto está cambiando. Una de las razones claves es que las fuerzas armadas cada día están usando más consultores para optimizar sus prácticas comerciales. Eso quiere decir que los conceptos de la estrategia comercial entran a la esfera militar. Mientras tanto, los consultores comerciales impulsan la producción de conocimiento, lo que a su vez impulsa los estudios académicos. Esto genera un agenda de investigación que tiene como objetivo el análisis de la adaptación en procesos militares, comparándolos con procesos de adaptación en procesos comerciales.

La agenda de investigación busca un enfoque en la transformación de la demanda del poder militar, realiza estudios sobre la guerra híbrida e inclusive está más interesada en la reorganización de los enemigos que en la reorganización de las fuerzas armadas occidentales para enfrentar los nuevos desafíos.

El libro de Mikkel Vedby Rasmussen busca ofrecer un análisis exhaustivo del modelo comercial de las fuerzas armadas. El análisis inicia con un examen de las tendencias del presupuesto militar de Estados Unidos desde 1948. Las conclusiones generadas de este capítulo son aplicables, según el autor, a cualquier ejército de occidente.

Actualmente los militares están buscando modelos comerciales alternativos que aseguren que el sistema sea más efectivo para atacar a los enemigos de la nación mientras se utilizan los recursos nacionales de manera más eficiente. La estrategia militar ya no debe ser pensada como un proceso llevado a cabo dentro de los límites del sistemas militares. Ningún gran diseño creará el sistema militar perfecto para el siglo XXI, pero permite que las fuerzas armadas estén en un proceso continuo de diseño y rediseño.

Datos cruciales: 

1. Gran Bretaña usó la mitad de su Producto Interno Bruto en cuestiones militares durante las dos Guerras Mundiales

2. Durante la administración Eisenhower se apostó por la producción de un arsenal nuclear para la defensa debido a que era menos costoso que un gran ejército permanente.

Cápitulos relevantes para el proyecto: 

1. The modern military system

2. Converging technologies business model

Trabajo de Fuentes: 

Alexander. Michael and Garden, Timothy [2001] “The Arithmetic of Defence Policy”, International Affairs 77: 509–529.

O’Hanlon, Michael [2009[, The Science of War: Defense Budgeting, Military Technology, Logistics, and Combat Outcomes,Princeton University Press, United States.

Hoffman, Frank [2009], “Hybrid Warfare and Challenges”, Joint Forces Quarterly 52: 34–39.

Nexo con el tema que estudiamos: 

En siglo XXI está caracterizado por una redefinición de la guerra, de sus actores, de los campos de batalla, de las tecnologías y de sus formas en general. Estados Unidos se encuentra ante el reto de la actualización del ejército, una estrategia para superar al ejército del siglo XX y lograr la creación de un ejército del siglo XXI. La simbiosis economía-guerra produce que uno de los primeros modelos para reestructurar a la guerra y al ejército sean los modelos corporativos, modificando la sustancia de las fuerzas armadas que ya no sólo buscan ganar al enemigo, sino ser más eficientes económicamente.