Beyond boom and bust? America's shale industry faces constraints. The limits of being an oil superpower

Cita: 

The Economist [2018], "Beyond boom and bust? America's shale industry faces constraints. The limits of being an oil superpower", The Economist, London, 18 de octubre, https://www.economist.com/leaders/2018/10/18/americas-shale-industry-fac...

Fuente: 
The Economist
Fecha de publicación: 
Jueves, Octubre 18, 2018
Tema: 
Extracción de petróleo por medio de la roca esquisto
Idea principal: 

La extracción de petróleo y gas por medio de diferentes técnicas a partir de la roca de esquisto se ha visto revolucionada en la última década. La historia de Estados Unidos en esta técnica ha pasado por diferentes momentos, desde el levantamiento de una prohibición de décadas de exportaciones de crudo, una caída de precios que pareció diezmar la industria, y ahora una recuperación de precios.

Los avances de Estados Unidos son más sorprendentes porque coinciden con los cambios en otros lugares, como la salida de muchos Estados petroleros gigantes. Es el caso de las exportaciones de Irán, las cuales están cayendo en picada y se hundirán más cuando las sanciones estadounidenses entren en vigor en noviembre 2018. La producción de Venezuela también está en caída libre, los suministros son vulnerables en Libia e Irak, además, las exportaciones de petróleo sauditas ya están cerca de su máximo en los últimos cinco años.

Esto resulta de que el mundo dependa cada vez más del esquisto estadounidense, lo cual entrega un poder a Estados Unidos sumamente exagerado. De hecho, el asesor económico del presidente estadounidense, Larry Kudlow, mencionó que Estados Unidos es el jugador de energía dominante y que es capaz de cubrir cualquier déficit. Sin embargo, algunos de sus límites y problemas empiezan con la infraestructura de petroductos necesarios para llevar el petróleo al mercado, las compañías en la Cuenca Permiana, que se extiende al oeste de Texas y al sureste de Nuevo México, están produciendo más petróleo del que pueden bombear.

Otro problema más difícil de resolver es que el precio promedio para producir un barril es de 46 dólares, pero los costos están aumentando, hay una escasez de mano de obra a largo plazo, además de que las ganancias de productividad en algunas regiones se están desacelerando a medida que los pozos se perforan más cerca. Para extraer más petróleo de la roca de esquisto, las compañías están usando cantidades asombrosas crecientes de agua y arena.

Las compañeras petroleras internacionales tienen el tamaño y la experiencia logística para hacer frente a algunos de estos problemas. Se están centrando en proyectos a corto plazo porque los costos son más predecibles y el cronograma es mucho más corto que para un proyecto gigante en alta mar. Chevron, BP y ExxonMobil, poseen grandes franjas de las cuencas más productivas de Estados Unidos.

La innovación de extracción por esquisto le ha dado al mundo una nueva y vasta fuente de petróleo y gas, los productores de esquisto pueden aumentar la producción de manera relativamente rápida. Sin embargo, Estados Unidos no es energéticamente independiente. Por ello, la Reserva Federal de Dallas advirtió recientemente que la industria del esquisto no podrá mantenerse al día con la creciente demanda, dejando al mundo vulnerable a los eventos geopolíticos que causan un alza en los precios. Por ende, el hecho de que Estados Unidos sea un superproductor de gas shale no le permite controlar en sí mismo el mercado del petróleo.

Datos cruciales: 

-Estados Unidos es ahora el principal productor de petróleo en el mundo, superando a Arabia Saudita y Rusia.

-En junio de 2018, Estados Unidos produjo 13% del petróleo crudo mundial, casi el doble de la proporción de junio de 2008.

-Para un solo pozo petrolero, la fractura hidráulica (fracking) puede involucar un total de casi 65 millones de litros de agua.

-Gráfico. Muestra la producción de millones barriles por día en 2018, comparando a Rusia, Estados Unidos y Arabia Saudita. Desde el inicio del año se puede ver un despunte en la producción de petróleo estadounidense, alcanzando para agosto casi 11 millones de barriles por día.

-Estados Unidos importó en 2017 más de 10 millones de barriles de petróleo por día, lo que equivale a aproximadamente la mitad de su consumo.

Nexo con el tema que estudiamos: 

La dependencia que se está generando hacia Estados Unidos a partir de la extracción de petróleo por medio de la roca de esquisto es preocupante para la política internacional y la seguridad nacional de todos los Estados, sobre todo los de la periferia pues supone otra sumisión económica y política hacia Estados Unidos, de la cual de alguna forma habían ganado independencia con la política petrolera venezolana. También es importante el impacto ambiental que genera con dicha técnica y las repercusiones que puede tener tanto sociales como naturales en las sociedades afectadas directamente.