Rules for flying robots. Drones need to be encouraged, and people protected. Tighter regulations will not hamper troublemakers

Cita: 

The Economist [2018], "Rules for flying robots. Drones need to be encouraged, and people protected. Tighter regulations will not hamper troublemakers", The Economist, London, 24 de enero, https://www.economist.com/leaders/2019/01/26/drones-need-to-be-encourage...

Fuente: 
The Economist
Fecha de publicación: 
Jueves, Enero 24, 2019
Tema: 
La necesidad de un marco regulatorio para el uso de drones
Idea principal: 

Los drones civiles son salvadores que han ayudado a rescatar a montañistas y a personas atrapadas por desastres naturales. Llevan suministros médicos de emergencia y órganos para trasplantes. Además de las funciones civiles, los drones se están convirtiendo en un buen negocio afirma The Economist. Goldman Sachs, un banco, estima que el mercado de estos productos tendrá un valor de 100 mil millones de dólares para 2020 en sectores comerciales como topografía, seguridad y entrega.

No obstante, existe un problema sobre los drones que ponen en peligro la vida y causan interrupciones, como lo hicieron el 22 de enero cuando el aeropuerto de Newark cerca de Nueva York se cerró brevemente después de que se vio un dron cerca. Los avistamientos de este tipo de aviones en el aeropuerto de Gatwick, cerca de Londres, obligaron a cerrarlo por 36 horas. El Aeropuerto Arlanda en Estocolmo suspendió los vuelos en 2017 después de detectar un dron. Este tipo de aviones también se utiliza para contrabando a través de las fronteras y en las cárceles. En Yemen, los rebeldes Houthi recientemente usaron un dron para atacar el podio vip de un campo de armas militares, y al parecer mataron a seis soldados.

Al igual que con otras tecnologías de uso dual, la tarea de los reguladores es fomentar los buenos usos de los drones y prevenir los malos. La tensión entre esos objetivos puede conducir a impulsos contradictorios. La FBI advirtió recientemente que la amenaza a Estados Unidos por los ataques de drones es cada vez mayor. Mientras tanto, la Administración Federal de Aviación está comenzando a permitir que algunos drones sean propios más allá de la vista de sus operadores, lo que aumentaría considerablemente su uso comercial. La regulación sobre este aspecto es necesaria para garantizar una incorporación segura de los drones. Las multas y una mejor información pueden mantener a los usuarios irresponsables bajo control.

Pero sería un error apilar las reglas en la industria para enfrentar a los usuarios malintencionados, quienes simplemente las ignorarán. Los creadores de problemas no registrarán sus drones. Superarán las contramedidas manipulando los sistemas de seguridad o construyendo sus propias máquinas a partir de piezas disponibles. En lugar de envolver a la industria de los drones en la burocracia, las fuerzas de seguridad deben enfrentar directamente a los operadores deshonestos. El primer truco es identificar las amenazas rápidamente a través de un radar tridimensional que puede rastrear un dron que se encuentra a varios kilómetros de distancia. Una vez que un dron ha sido visto, debe ser deshabilitado y forzado a bajar.

Los sistemas militares pueden no ser adecuados para proteger un gran evento público o un aeropuerto ocupado rodeado de áreas residenciales. Disparar balas, misiles o láseres conlleva el riesgo de que un dron descontrolado se estrelle contra un lugar público. Por lo tanto, un enfoque mejor es intentar una "muerte suave" que consiste en el bloqueo de la señal, que puede forzar a un dron a aterrizar o tomar el control remoto. La inversión en sistemas contra drones está ayudando a superar algunas de estas deficiencias. Se pueden agregar otras contramedidas a medida que surjan otras mejores. Pero es inevitable una carrera tecnológica entre operadores malvados de drones y las fuerzas de la ley y el orden.

Nexo con el tema que estudiamos: 

El desarrollo de tecnologías y en específico de drones podría significar un problema que beneficia y perjudica a la industria. El uso de este tipo de tecnologías debe ser regulado como parte de un proceso que garantice su incorporación. No obstante, el desarrollo de tecnologías militares y la adquisición de estos drones podrían originar nuevos sujetos de un nuevo conflicto. Es decir, lo que comenzó como una tecnología para beneficio civil se puede convertir en un arma de un nuevo escenario beligerante.