Gazprom. Margrethe and the bear. The European Union’s trustbuster turns her fire on Gazprom—marking a big change in European policy and the gas business

Cita: 

The Economist [2015], "Gazprom. Margrethe and the bear. The European Union’s trustbuster turns her fire on Gazprom—marking a big change in European policy and the gas business", 25 de abril, The Economist, London, http://www.economist.com/news/business-and-finance/21649091-eu-trustbust...

Fuente: 
The Economist
Fecha de publicación: 
Sábado, Abril 25, 2015
Tema: 
Las sanciones legales de Gazprom y sus posibilidades de acción para librarlas.
Idea principal: 

Gazprom se deleitaba en su intocabilidad, fue el principal proveedor de gas en la Unión Europea, misma que ahora lo enfrenta. El 22 de abril, Margrethe Vestager, la comisaria de competencia europea, envió a la compañía los cargos que corresponden a sus abusos en el mercado. El documento inédito detalla el oscuro mundo de las exportaciones de gas ruso, incluyendo los beneficios reales de sus intermediarias. La Unión Europea afirma que Gazprom está llevando a cabo una estrategia global para separar los mercados de gas del centro y este de Europa, frenando la capacidad de los clientes para revender el gas, lo que genera "precios desleales" en cinco países: Bulgaria, Polonia, Estonia, Letonia y Lituania. Por otra parte, dice que Gazprom abusó de su posición dominante en el mercado para tratar de mantener el control del gasoducto Yamal y para intimidar a Bulgaria en el apoyo a South Stream.

La respuesta inicial de Gazprom fue que la denuncia de la Unión Europea era infundada, insistió en que ya se rige por el derecho internacional y la legislación interna de los países en los que desarrolla su actividad y argumentó que la controversia debe ser resuelta a nivel gubernamental: desde 2012 el gobierno de Putin prohibió a las empresas estratégicas entregar información y obedecer las órdenes de los reguladores extranjeros. La empresa tiene 12 semanas para responder a los cargos sea por refutación, concesión o ambos. Si no logra una solución, la siguiente etapa es la ejecución, que puede significar una multa de 1.1 mil millones de dólares o más (teóricamente es hasta el 10% de sus ventas), y cambios en su modelo de negocios por mandato legal. La opción más arrogante sería ignorar a la Unión Europea. Eso trae penas y también posibles demandas de clientes que recibieron facturas sobrecargadas, señala Alan Riley, profesor de derecho británico. Otra opción es montar desafíos legales incluyendo los que abogan el abuso de los derechos de propiedad. Desde el punto de vista geopolítico, Rusia lanza iniciativas como vender más gas a China y crear un gasoducto hasta la frontera con Turquía y Grecia, presionando a la Unión Europea, cuya situación en este terreno ha mejorado mediante el mejoramiento del almacenamiento, establecer ligas entre el norte y el sur del continente; incluso se contempla recibir importaciones desde Estados Unidos. Cerrar las llaves del gas para castigar a la Unión Europea parece poco probable, ya que Rusia está perdiendo cuota de mercado en Europa, y no se puede dar el lujo de tratar mal a sus clientes o poner en peligro sus ingresos de 40 mil millones por exportaciones de gas.

Datos cruciales: 

Gráfica de 2000 a 2014 de consumo e importación de gas natural de la Unión Europea, mostrando la cuota de las importaciones rusas.

Nexo con el tema que estudiamos: 

Sobre el poder que las grandes empresas petroleras tienen en los mercados y las restricciones internacionales que se requieren para controlarlos. La Unión Europea ha tomado la ruta de las disputas antimonopolio para restar influencia a los gigantes corporativos extranjeros (Google, Gazprom). Su estrategia es defensiva al construir mejores canales de distribución y diversificar las fuentes de aprovisionamiento, quedando abierta la pregunta de la generación de alternativas energéticas. Rusia ejerce el arma de la energía y tiene amplios márgenes de maniobra tanto en su desacato de las leyes como en la "compra" de aliados en el sur de Europa.